Inicio Entretenimiento 22 facts VITALES que debes saber sobre tu vagina

22 facts VITALES que debes saber sobre tu vagina

26
0

Tú y tu vagina han pasado por muchas cosas juntas: tu primer tampón, tu primera relación sexual, tu primer orgasmo. Pero, ¿cuánto sabes de ella? Es hora de reencontrarte con peculiaridades divertidas de una de tus amigas más cercanas. Hoy te diremos 22 cosas que no sabías sobre tu vagina.

1. No todas las mujeres nacen con un himen.

Esa delgada membrana que cubre parcialmente la entrada a la vagina no está garantizada, según el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos. E incluso si naciste con uno, practicar deportes, usar tampones o algunos procedimientos médicos aleatorios puede romperlo. Así que no tener himen no significa que hayas tenido relaciones sexuales.

2. Tu vagina siempre tiene un poco de levadura en ella.

Incluso si no tienes una infección por levadura, tu hoo-ha contiene típicamente algunos de estos hongos. Es solo cuando su microbio, o la variedad saludable de las bacterias en tu vagina, se rompe con lubricantes o incluso antibióticos, la levadura puede crecer en exceso y causar síntomas como picazón y ardor.

3. Los labios vienen en todas las formas y tamaños.

Los labios mayores, o el tejido similar a un labio alrededor de la abertura de la vagina, pueden tener un tamaño de un cuarto de pulgada o hasta dos pulgadas de ancho. Entonces, sí, cada niña es un unicornio único y especial.

4.Es solo una parte de tu región sur.

La mayoría de nosotras usamos la palabra vagina para referirnos a todo lo que pasa entre nuestras piernas. Pero técnicamente, el término solo descubre el canal estrecho que corre dentro de nuestro cuerpo desde la vulva (el área visible que incluye los labios internos y externos, el clítoris y el perineo) hasta el cuello uterino (la parte inferior del útero).

5. El área circundante a menudo puede ser de diferentes colores.

La sombra de tu región sur no está necesariamente relacionada con el tono del resto de tu piel. Muchas mujeres de piel clara tienen labios cafés o morados, mientras que una mujer de piel más oscura puede tener una vuela más clara. También puedes tener diferentes colores en diferentes áreas; por ejemplo, tus labios podrían estar del lado más oscuro, pero tu peritoneo podría ser de color rosa pálido.

6. Sus paredes son plisadas.

Por lo general, las paredes de la vagina se encuentran comprimidas una contra la otra. Pero los lados se pueden separar y ensanchar, como la forma en que se abre un paraguas. La vagina generalmente de hincha hasta dos pulgadas de ancho durante las relaciones sexuales y puede hacerse aún más grande para permitir que un bebé pase a través de ella.

7. Mucho sexo no la estirará.

Como se explicó anteriormente, la vagina es increíblemente elástica, por lo que siempre vuelve a su tensión habitual después del sexo.

8. Tampoco se reducirá si pasas por un período seco.

¿Alguna vez has escuchado que pasar tiempo sin sexo tu vagina estará más apretada que nunca? Eso es falso. Mientras que tus músculos vaginales pueden estar tensos al principio, la penetración no debería ser dolorosa. Habla con tu médico si continúa.

9. Puedes fortalecer esos músculos como cualquier otros.

Los músculos del piso pélvico mantienen tu vagina, útero, recto y uretra en su lugar, de acuerdo con ACOG. Entonces, cuando tu suelo pélvico está débil, como justo después de expulsar a un humano, puede ser más difícil contener tu orina. Pero hacer ejercicios de Kegel puede fortalecer los músculos que rodean las aberturas uretra y vaginales. Simplemente apriete como si estuviera deteniendo el flujo de orina, deje apretado durante tres segundos y luego relájese durante otros tres. Haz 10 repeticiones al día, avanzando cada día un segundo más en cada repetición.

Rose GIF - Find & Share on GIPHY

10. Está llena de bacterias.

Se llaman lactobacilos, una cepa que produce ácido láctico, que controla los microorganismos dañinos para que no te dé una infección.

11. Se limpia sola.

La descarga expulsa las células de la pared vaginal, el exceso de agua y las bacterias. Cuando estés en la ducha, todo lo que necesitas es un simple baño de jabón neutro sin olor y agua entre los pliegues labiales y a lo largo del perineo.

12. Hay dos causas principales de dolor vaginal.

El vaginismo, que hace que los músculos vaginales se contraigan involuntariamente, y que puede dificultar o imposibilitar las relaciones sexuales, usar un tampón e incluso someterse a examen ginecológico. Se puede tratar mediante terapia física o terapia psicológica. La otra, caracterizada por dolor en la vulva, escozor o sensibilidad tan intensa que el contacto directo es difícil de soportar, es la vulvodinia. Esta a menudo se diagnostica después de que el ginecólogo descarta otras afecciones, como una infección por levadura grave. Los antidepresivos a menudo pueden ayudar a disminuir el dolor.

13. Su olor puede cambiar a lo largo del mes.

Tiende a ser ácido antes de tu período y después bastante penetrante. Su olor puede ser más notable después de que hagas ejercicio debido a las glándulas sudoríparas y durante  el sexo, gracias a la lubricación natural que produce. “Tener un ligero olor en la vagina es normal”, dice el Dr. Boyle. “pero cuando el olor se vuelve fuerte, desagradable o se acompaña de un flujo inusual, es hora de ver al médico”.

whateverbeclever GIF - Find & Share on GIPHY

14. Los orgasmos son buenos para ti.

Tener sexo y orgasmos regulares en realidad puede ayudar a reducir el estrés y la ansiedad, dice la Dra. Boyle. “Los orgasmos aumentan la producción de estrógeno, lo que aumenta la liberación de oxitocina y reduce la producción de cortisol (la principal hormona del estrés)”.

15. Pero demasiado sexo puede arrojarla fuera de control.

Demasiada acción en poco tiempo puede dejarte irritada o con una infección en el tracto urinario. Afortunadamente, beber líquidos y orinar después del sexo puede evitar que contraigas una ITU.

16. Hay cambios en tu descarga a lo largo de tu ciclo.

Aunque tu vagina produce hasta dos cucharaditas de secreciones delgadas y claras al día durante la ovulación, justo antes tu flujo es más cremoso y esposo. “El cambio en tu descarga durante la ovulación crea un ambiente hospitalario para que los espermatozoides viajen hasta el óvulo”, dice el Dr. Boyle. Si alguna vez te pica, arde, huele mal o tiene aspecto de requesón, ve a visitar a tu ginecólogo.

17. Tu vagina no es un agujero negro.

Es imposible que algo (como un tampón) se pierda allí, ya que el cuello uterino bloquea el acceso. Pero si un tampón se sale de tu alcance, sácalo mientras te pones en cuclillas y te apoyas. Si esto no funciona, tu ginecólogo podrá sacarlo rápidamente. Nota: No coloques alimentos cerca de tu vagina. El azúcar puede conducir a una fuerte infección.

18. Tu clítoris actúa como una erección cuando estás excitada.

La excitación hace que tu clítoris se llene de sangre y crezca, dice el Dr. Laurence Orbuch, ginecólogo  y director de Gyn Laprascopic Associates en el Hospital Beth Israel Mount Sinaí en la Ciudad de Nueva York.

19. Tu vagina puede duplicar su tamaño.

La vagina de la mujer puede varias en tamaño y forma cuando está excitada, dice el Dr. Orbuch. Pero gracias a un fenómeno llamado carpa, es totalmente posible que tu vagina duplique su tamaño. Esto significa que los dos tercios superiores de la vagina se expanden, lo que permite que los espermatozoides se muevan hasta el cuello uterino con mayor facilidad.

20. Tu clítoris es mucho más sensible que un pene.

Tal vez parece obvio, pero hay 8000 terminaciones nerviosas en el clítoris, mientras que el pene solo tiene 4000, dice el Dr. Orbuch. Eso podría explicar por qué un orgasmo del clítoris es generalmente mucho más intenso que el de un pene.

21. Tu vagina es como un buen vino.

No, en serio: el pH normal de la vagina es de 3.8 a 4.5 y el pH de la mayoría de los vinos cae alrededor de 3.0 a 4.0 dice el Dr. Orbuch.

22. La cirugía de vagina es una locura, es súper cara y probablemente no la necesites.

Los procedimientos vaginales van desde el G-shot (una inyección de colágeno o relleno diseñada para aumentar el área del punto G) que cuesta alrededor de 30 mil pesos, hasta el rejuvenecimiento vaginal que cuesta alrededor de 140 mil pesos (MXN). Estas cirugías casi nunca están cubiertas por el seguro y son en gran medida innecesarias a menos que tengas una condición médica real que te causa problemas médicos reales.

Este artículo fue originalmente publicado en Cosmopolitan US[1]

COSMO RECOMIENDA:

La verdad sobre lo que es una “vagina normal” y cómo debería verse[2]

16 consejos útiles para mantener tu vagina súper limpia[3]

What do you think?

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.