¡Todos de Pie! No es la Bomba de tu mamá

Todos de Pie! at The Owl in Logan Square| Photo by Elisabet Bernard
¡Todos de Pie! en el bar The Owl en Logan Square| Foto por Elisabet Bernard

[dropcap]T[/dropcap]odos de Pie! finaliza tres noches de residencia en The Owl en Logan Square.

Tocando al fondo del bar con luz tenue, ¡Todos de Pie! atrajo un gran gentío al subir a escena la noche del domingo. Consistente de ocho miembros, el abrumador sonido de la banda incluyó una mezcla de instrumentos, incluidos trompeta, trombón y clarinete. La ecléctica mezcla tocó armoniosamente, ligando a la vez los vibrantes sonidos de Bomba con elementos experimentales.

Frank Rosaly, fundador y baterista de ¡Todos de Pie!, añadió una calidad distintiva especial a la función, presentando las canciones y miembros de la banda con su dinámica personalidad. Cambiando atrás y adelante entre diversos tipos de tambores, él creó expertamente los sonidos de influencias clásicas puertorriqueñas con elementos sorpresa como ritmos psicodélicos. La fusión de tradicional y moderno resultó en un set poderoso y único.

La diversidad de la música de la banda reflejó al público, consistente de gente de varios orígenes y edades. El gentío animó, bailó y aplaudió contribuciones musicales de cada miembro de la banda. El divertido y animado concierto resultó en una unión entre clientes de The Owl.

Entre los sets primero y segundo, Rosaly tomó un momento para hablar de su música y la controversia creada inicialmente. Él describió cómo su música fue mal recibida por una generación mayor, que dudaba acepar sus creaciones modernas.

“En música tradicional, es siempre en forma cerrada. Es blanco y negro, hay buenos y malos. Yo quería romper esas reglas, no faltarle al respeto ya que la música debe recrearse o de otra forma morirá. Mi música es un diálogo entre tradiciones antiguas y nuevas”, dijo Rosaly.

Al crecer la banda, creció su deseo por hacer su propia música a pesar de la crítica. Ahora que la banda está más establecida, la confianza que exudan al tocar juntos es aparente y esa unidad aparece como una transición de canción en canción.

Rosaly habla mediante su música a una nueva generación que acepta el cambio y es más abierta a los dulces sonidos de ¡Todos de Pie! La aceptación del público crea una conexión entre la banda y su público que es perenne y memorable.

Al seguir con su set, su intensidad no amainó y sólo creció más fuerte ya que el público exigía más. El entusiasmo del público fue sinónimo de la pasión de los músicos.

¡Todos de Pie! no es la Bomba tradicional de su mamá. Es una creación refrescante del género clásico. Y al presentar un nuevo sonido a un público que podría nunca haber oído de Bomba el fin de semana, Rosaly enlazó con éxito lo viejo y lo nuevo, ayudando a anular límites raciales y generacionales.

Facebook Comments

Recent Posts