Protesta por deportación exige reforma nacional

Cover-Ice-4
Photo by Luis Badillo

[dropcap]L[/dropcap]a semana pasada, Hubo un alza en Twitter en el uso del ‘hashtag’ #Not1More, con los usuarios exigiendo que se acaben las deportaciones y la detención de inmigrantes en EEUU. Sin embargo, el movimiento iniciado en línea salió a las calles del centro de Chicago, reuniendo a manifestantes y activistas que exigen se acaben todas las deportaciones.

En Congress Parkway y Calle Clark, docenas de protestadores con pancartas eran rodeados por cámaras de TV. Ellos estuvieron afuera de las oficinas de la Agencia de Inmigración y Aduanas, ICE (siglas en inglés), oyendo como ex detenidos narraban sus experiencias.

Arnulfo Mercado fue uno de quienes hablaron. “Se identificaron como oficiales de policía”, dijo Mercado en español. “Me esposaron frente a mi familia”, siguió él. “Y me sacaron en invierno, llevando yo solo shorts y playera”.

“Pero lo peor fue estar detenido”, dijo Mercado. “Nos tratan como animales – atados de pies y manos”. Mercado, de edad mediana, estaba junto a su hija, describiendo el trato que él recibió estando bajo custodia. “La comida que me daban, la llaman comida ya que con eso nos alimentan, pero no es comida”.

“Mi historia es solo una de muchas. No quiero oír otras historias como la mía”, añadió él.

Desafortunadamente para Mercado, historias como es persisten, no sólo con emigrantes adultos, sino también con sus hijos.

Cover-Ice-2
Maria Mejia y sus hijos, Oliver, 12, y Miley, 9, fueron detenidos por varios dias por agentes de ICE. Foto por Luis Badillo | EXTRA

María Mejía también fue a la demostración con sus dos hijos, Oliver de 12 y Miley de 9. Los chicos parecían gemelos con sus capuchas azules.

“Fuimos detenidos por cuatro días. Nos capturaron”, dijo Mejía a EXTRA. Ella explicó que agentes de ICE no hacen excepciones basadas en la edad.

“Teníamos frío, teníamos hambre. A ellos los trataron como me trataron a mí. Fue una hora muy triste. Nunca esperé que nos sucediesen ese tipo de cosas”, dijo ella.

Irene Rómulo, miembro de Comunidades Organizadas Contra la Deportación, dijo que a la organización llega gente así todo el tiempo. “Muchos de ellos oyen de nosotros por otras bocas”.

Rómulo explicó también las metas de reunir a ex detenidos y manifestantes ese día. “Exigimos acción”, dijo ella. “Sabemos que el Presente Obama y su administración tienen poder para cerrar centros de detención y eso es lo que pedimos”.

Para Rómulo, tanto como para otros millones, la inmigración no es ya problema personal, sino uno que afecta el próximo paisaje político.

El tópico se ha elevado a interés nacional desde el anuncio de Donald Trump de buscar la Casa Blanca. En su discurso, Trump llamó a emigrantes mexicanos “violadores”, y señaló que traen drogas y crimen a EEUU.

Ya cercana al elección de 2016, otros aspirantes Republicanos se han distanciado de los comentarios de Trump. Otros candidatos como Jeb Bush y Ted Cruz piden una reforma migratoria, aunque se oponen a una amnistía.

Candidatos Demócratas como Hillary Clinton y Bernie Sanders han criticado los comentarios de Trump, llamándolos “apabullantes”.
Actualmente, Obama tiene récord de más deportaciones en cualquier presidencia; se calculan más de dos millones. Acción ejecutiva reciente ordenando retraso a deportaciones es retada en cortes.

Facebook Comments

This post is also available in: Inglés