Organización local aboga para merjorar a servicios de salud mental

Cover_web

Pacientes latinos pasan apuros para obtener ayuda

El 24 de marzo, la Organización Movimiento Salud Mental (MHM, por sus siglas en inglés) estuvo al frente de una vigilia protestando el estado actual de servicios de salud mental en la Ciudad de Chicago. La vigilia se llevo a cabo afuera del sitio que alberga al mayor número de enfermos mentales en la nación: la Cárcel del Condado de Cook en Chicago.

La vigilia fue generada por la falla del Ayuntamiento de unirse a alguna red de provisores como County Care u otro programa de seguros este año. Eso significa que clientes inscritos en aquellas programas tales ya no pueden recibir cuidado en clínicas de salud mental en la ciudad y deben buscar un provisor privado alterno.

Diana Adams, miembro de la Junta del MHM, organización constituida de servicios a clientes de salud mental aboga por una mejora a tales servicios en Chicago. Ella dijo que el problema con provisores privados es que son caros y a veces es difícil llegar a esos sitios.

“Una visita cuesta $15 a $30 si uno va a [clínicas] privadas. Yo no pago nada en la clínica de Englewood ya que tengo Medicaid y Medicare. Están tratando de sacer al sin seguro y al con poco seguro. ¿Por qué debo yo ir a contar la misma historia una y otra vez a personal nuevo cuando podría permanecer allí? Ellos ofrecen a la gente un teléfono celular gratis, cuidado dental gratis y transporte para llegar si se cambian a un provisor privado. Lo que nos les dicen es que sólo dura dos meses”, dijo Adams.

Adams conoce el estado de servicios de salud mental desde el punto de vista personal – por años ella sufrió depresión, luego de perder a su hijo. Aunque ya pasó lo peor, Adams aún va a terapia. En 2012, tuvo que cambiar de clínica de salud mental debido a cierres y ella extraña su clínica antigua, que le dedicaba tiempo y energía que eventualmente la ayudó a salir de la severa depresión. Ella dice que en la nueva clínica hay cuatro terapeutas y dos estudiantes en el personal y más de 300 clínicas. Dice también que en las seis clínicas de Chicago sólo hay 2.5 psiquiatras registrados.

No sólo carecen severamente de personal las clínicas de salud mental; Adams trabaja también con MHM para aumentar el número de terapeutas de color.

“Tratamos de obtener terapeutas negros e hispanos. Al quitar esas seis clínicas, se llevaron a los terapeutas negros. Y los hispanos necesitan a alguien que pueda hablar su idioma ya que muchos no hablan inglés. Creo que eso hace más difícil a latinos obtener ayuda”.
En la vigilia, gente dio testimonios personales de las barreras y dificultades que hallan en el sistema de salud mental. Algunos expresaron frustración con el Concejal Cárdenas del 12º Distrito, quien es jefe del comité de salud, pero se ha rehusado a oír del asunto salud mental desde el 2011.

Luego de la vigilia, quienes protestaron fueron en autobús a la oficina del Concejal Cárdenas, donde se plantaron y le entregaron una carta. “Usted ha negado nuestras peticiones desde octubre de 2011 para pedir audiencias de las políticas del Ayuntamiento de Chicago tocantes a salud mental. Ya pasó mucho tiempo desde que el Concilio Municipal y los residentes de la ciudad tuvieron oportunidad de aprender y atestiguar políticas que nos afectan”, señala la carta.

En 2012, seis de 12 clínicas de salud mental fueron cerradas en la Ciudad de Chicago. Las repercusiones de los cierres aún se sienten hoy, en especial las comunidades enfermas de color. Antes de los cierres, se trataba a 5,000 personas en el sistema de salud mental de la ciudad; luego de los cierres, apenas a 2,000 personas. Según un estudio del MHM, las seis clínicas cerradas estaban en comunidades primordialmente ocupadas por gente de color: 61 por ciento afro-estadunidenses, seguidos de 17 por ciento latinos. Según una encuesta del 2011, ésta es la misma distribución racial de reos en la Cárcel del Condado de Cook.

El MHM cree que la falla del Ayuntamiento de unirse a alguna red de provisores para cobertura de seguro sabotea a las seis clínicas restantes de Chicago. También cree que la Cárcel del Condado de Cook es usada en vez de un tratamiento de salud mental adecuado, en especial de comunidades de gente de color. El Concejal Cárdenas aún debe responder a la carta y aún falta que se programe una audiencia pública.

Facebook Comments

This post is also available in: Inglés