Obama removerá a Cuba de la lista de terrorismo

[dropcap]E[/dropcap]l Presidente Barack Obama anunció esta semana su intento de remover a Cuba de la lista en EEUU de naciones que auspician el terrorismo.

“Seguiremos teniendo diferencias con el Gobierno de Cuba, pero nuestra preocupación sobre un amplio rango de acciones y políticas caen fuera del criterio relevante para rescindir de la designación de Cuba como Estado Patrocinador del Terrorismo”, dijo Josh Earnets, Secretario de Prensa de la Casa Blanca en un comunicado emitido el martes. “Ese determinación se basa en el estándar de estatutos – y los hechos – y esos hechos han llevado al presidente a declarar su intención de rescindir de la designación de Cuba como Estado Patrocinador del Terrorismo”.

El anuncio de Obama el martes es el último paso para remover un obstáculo mayor para restaurar relaciones diplomáticas con Cuba luego de décadas de hostilidades que datan de la Guerra Fría. El diciembre pasado, Obama ordenó al Depto. de Estado de EEUU hacer una revisión de la designación de Cuba como Estado Patrocinador del Terrorismo y proveerle un reporte en seis meses. La semana pasada el reporte fue presentado en la Casa Blanca y recomendaba se removiese a Cuba de la lista.

Esta recomendación refleja la evaluación del departamento de que Cuba reúne los criterios establecidos para rescisión por el Congreso”, dijo el Secretario de Estado John Kerry. “La revisión se enfocó en cuestiones estrechas de si Cuba proveyó apoyo alguno al terrorismo internacional durante los seis meses previos, y si Cuba ha proveído promesa de no apoyar actos de terrorismo internacional en el futuro, consistente con el estándar e estatutos de rescisión”.

En 1982, el Presidente Ronald Reagan agregó a Cuba a la lista de Estados Patrocinadores del Terrorismo a causa de sus esfuerzos por promover revolución armada en América Latina. “Contra quienes exporten terrorismo y subversión al Caribe y todas partes, en especial Cuba y Libia, actuaremos con firmeza’, dijo Reagan en su discurso Estado de la Unión en 1982.

Durante su administración, Reagan también tensó el embargo comercial EEUU-Cuba en un esfuerzo por cortar a compañías operando en países extranjeros de proveer bienes y tecnología estadounidenses e incrementar el escrutinio de autoridades norteamericanas a grupos de viaje que organizaban y promovían viajes a la isla.

Embargo y políticas generales de Washington, DC hacia Cuba al arribo de Fidel Castro al poder a mitad del Siglo XX han sido punto de contención a aliados latinoamericanos de EEUU con los años. Esto ha llevado a EEUU a no poder lograr apoyo sobre otros problemas de aliados latinoamericanos con los años, dijeron oficiales de la administración.

“Las circunstancias cambiaron desde 1982”, dijo Kerry. “Nuestro hemisferio y el mundo lucen muy diferentes hoy que hace 33 años”.

President Obama meets with President Raul Castro. Official White House Photo by Pete Souza
President Obama meets with President Raul Castro. Official White House Photo by Pete Souza

Obama se reunió con el Presidente Cubano Raúl Castro en la Cumbre de Las Américas en Panamá el fin de semana, la primera vez que presidentes de EEUU y Cuba hablan cara a cara desde hace más de la mitad de un siglo.

“Ahora, obviamente quedan aún diferencias profundas y significativas entre nuestros dos gobiernos. Seguiremos tratando de abatir preocupaciones de democracia y derechos humanos. Y como ustedes oyeron en el apasionado discurso del Presidente Castro esta mañana, ellos abatirán también preocupaciones de la política de EEUU”, dijo Obama luego de la histórica reunión. “Pero yo creo que ambos hemos concluido que podemos no estar de acuerdo de respeto y civilidad y que con el tiempo es posible que cambiemos de página y desarrollemos nuevas relaciones en ambos países”.

La reunión se tuvo en una pequeña sala de conferencias en el Centro de Convenciones de la Ciudad de Panamá. Cada líder sentado en una silla de madera pulida, en ángulo entre sí, con una pequeña mesa redonda situada entre ellos adornada con un simple buqué de tres rosas blancas. En vez de las banderas de EEUU y Cuba al fondo, como es costumbre en este tipo de reuniones, había el señalamiento “Cumbre de Las Américas 2015 en Panamá” y cada líder contó con un intérprete sentado cerca de él.

Durante la reunión de 12 minutos, ambos se estrecharon las manos y tuvieron luego una discusión franca del proyecto existente de abrir embajadas en La Habana y Washington, remarcando ocasionalmente cuán improbable hubiese lucido la junta en el pasado, dijo un oficial de la Casa Blanca. Los problemas “prácticos” que ambos líderes discutieron incluyeron la importancia de que diplomáticos de EEUU se muevan por Cuba.

“Obviamente, necesitaríamos capacidad suficiente para que los diplomáticos puedan moverse por el país”, dijo el oficial, añadiendo que es un requisito para EEUU abrir una embajada. Y aunque la Administración Obama “Entiende que ésta no será como nuestra embajada en Londres”, se necesita más flexibilidad que la ofrecida por autoridades cubanas.
“Hemos hecho buen progreso”, dijo el oficial. “Nuestra expectativa es que esto pudiese concluirse relativamente pronto”.

Luego de la reunión, Castro habló a líderes de Norteamérica, Centroamérica, el Caribe y Sudamérica y dijo que él consideró el deseo de Obama de moverse rápido para remover a Cuba de la lista de países que auspician terrorismo como un “paso positivo” y le llamó un “hombre honesto”. Sin embargo, los comentarios positivos fueron hechos luego de un prefacio considerable criticando severamente a iniciativas de administraciones previas de la Casa Blanca por desestabilizar y quitar el control de Cuba a la familia del dictador comunista Castro.

“Hoy, el embargo económico, comercial y financiero se aplica con fuerza total contra la isla, causando daño y escasez a la isla y es el obstáculo esencial al desarrollo de nuestra economía”, dijo Castro. “Constituye una violación a la ley internacional y su alcance extraterritorial afecta los intereses de todas las naciones”.

Obama entregó el reporte del departamento al Congreso con su recomendación el martes. La rescisión propuesta podría entrar en efecto en 45 días a la aprobación del Congreso.

El mismo día que se hizo la recomendación, el Sen. de EEUU Bob Menéndez (D-NJ) hizo una crítica a la recomendación de Obama de remover a Cuba de la lista ya que el gobierno cubano ha albergado un número no especificado de fugitivos buscados por EEUU. Su declaración mencionó a Joanne D. Chesimard a quien el FBI tiene en la lista de Terroristas Más Buscados por matar a un policía estatal en Nueva Jersey en 1973 y recibir asilo en Cuba luego de escapar de prisión en 1979.

“No hay explicación, ni justificación, ni confort que se puedan proveer hoy a la familia del Policía Estatal Werner Foerster de Nueva Jersey… los anuncios de hoy reabren una dolorosa herida a mucha gente en mi estado”, dijo Menéndez. “Para remover a Cuba de la lista de Estados que Auspician Terrorismo, debe demostrar que cambió de conducta luego de acciones verificables, no de retórica vacía. Cuba siendo tan represor como siempre y no merece una potencial designación nueva”.

Facebook Comments

This post is also available in: Inglés