Leyva aprecia autenticidad en ‘Orange is the New Black’

En la nueva serie exclusiva de Netflix, “Orange is the New Black”, la actriz Selenis Leyva de 41, de ascendencia dominica y cubana, da vida a Gloria Mendoza, una de las muchas prisioneras de una prisión federal en Litchfield, NY. El programa se centra en Piper Chapman (Taylor Shilling), mujer de Connecticut a cumplir 15 meses por transportar dinero de drogas de su amiga traficante (Laura Prepon).

EXTRA: ¿Cuál fue la dinámica en la puesta con un reparto casi del todo femenil?
Selenis Leyva: (Ríe) Siempre pensé que un reparto lleno de féminas podría ser un poco loco, pero es un bello ambiente de hermandad. Es como estar en un dormitorio colegial o algún tipo de casa de hermandad. Reímos y contamos historias. Es un sitio maravilloso para apoyar. Nunca hube experimentado eso.

Algo que yo hallé de verdad refrescante de la serie es que muestra  a la mujer bajo luz cruda. Nadie usa maquillaje. Uno puede ver los defectos de todas. ¿Piensa usted que es importante que la audiencia vea eso?
(Ríe) Tengo que reír ya que es difícil en verdad para nosotros salir con carmín o máscara y luego tener que limpiarlo. Salimos con una imperfección y dicen, “¡Vamos a borrar esa imperfección!”. Creo que hay algo muy vulnerable en eso. Pero es el mundo real. No lo estamos embelleciendo. Si vamos a hacer un programa de mujeres encarceladas, no vamos a cubrirlo de azúcar.

¿Cómo piensa usted que encajaría en el sistema carcelario? ¿Le gustaría entrar con su cabeza gacha y ser reservada o cree que le gustaría asegurarse que todos supiesen quién era usted peleando con la mujer más ruda del bloque de celdas?
(Ríe) Tendría que ir [a prisión]. Tendría que ingresar como la mujer más mala del sistema. Les haría saber [a las otras prisioneras] que no debían meterse conmigo. Haría un espectáculo. Sería mi actuación para el Óscar. Tendría que seguir el juego si yo quisiera sobrevivir.

¿Qué extrañaría usted más del mundo exterior?
No podría siquiera imaginar darme largas duchas calientes ni llevar maquillaje siempre que yo quisiera o rasurarme las axilas. Hay ciertas cosas que la gente toma por concedidas. Yo aprecio ahora más aún la libertad.

Facebook Comments

This post is also available in: Inglés