Las Dos Torres: La batalla por rascacielos en Logan Square

Towers
Diseño de las Torres por el arquitecto Wheeler Kearns. Foto cortesia de Wheeler Kearns Architect

[dropcap]R[/dropcap]esidentes salieron airados el jueves contra la propuesta de un par de torres que Socios Henry Street quiere erigir en Logan Square.

“Esto proveerá algo que actualmente no tenemos”, dijo el Concejal del Distrito 1º Proco “Joe” Moreno. El desarrollo concentraría vivienda de alta escala cerca de la recién renovada estación California de la Línea Azul en un esfuerzo por atraer profesionistas jóvenes pudientes que no manejan. La idea es ser referidos como desarrollo orientado al tránsito (TOD, por sus siglas en inglés). El comentario de Moreno remarca el hecho por el Concejal John Arena en agosto tocante a otro TOD fuera de la Línea azul en el barrio Irving Park.

La propuesta en Logan Square se ubicaría en el 2255-93 N. Av. Milwaukee, 2208-26 N. Av. Washtenaw y 2715-35 oeste de Av. Belden, actualmente lotes baldíos. Una sería de 11 pisos y la otra de 15 pisos y tendrían 253 apartamentos, 6,600 pies cuadrados de espacio comercial y 71 espacios para estacionarse.

Estudios y apartamentos de dos recámaras, de 550 a 1,100 pies cuadrados se rentarían en unos $1,250 a $2,500 al mes.

“Se puede asumir ser que quienes lleguen desearán renunciar a la cultura del auto en la que han socializado mucho de sus vidas para poder vivir aquí”, dijo Steven Ligeza. Él fue uno de 150 personas que estuvieron en la sala en un junta pública de dos horas de pie sobre el desarrollo propuesto el 30 de octubre en el Restaurante Candela, 2451 N. Av. Milwaukee.

Ligeza vive en Av. Belden, frente a los lotes baldíos y le preocupa que el “pequeño pueblo vertical” sobrecargaría el estacionamiento en la calle ya con impuesto excesivo y la infraestructura de alcantarillado.

“Todo el bloque y el área vecina tienen ya un problema de inundación”, dijo él.

Vecinos antiguos y recién llegados a Logan Square concuerdan en que el problema de las torres es la altura, que dominaría el paisaje del barrio y su apariencia de cristal y acero y el tiempo de construcción que duraría hasta 20 meses.

“Este tipo de propuestas en este tipo de lugar es algo que debemos apoyar si queremos conservar que muchas de las cosas que valoramos de este barrio”, dijo Daniel Hertz, alumno graduado de la Escuela Harris de Política Pública de la Universidad de Chicago, a quien Moreno invitó a hablar en la junta. Él ha vivido en Logan Square por tres años y dijo que el barrio perdió a unas 9,090 personas entre 2000 y 2010, según datos del censo que él investigó.

“No es que la gente no quiera vivir aquí”, dijo Hertz. “Pero al mudarse gente que tiene dinero convierten casas de dos pisos en casas familiares. O una o dos personas viven en un apartamento que era para toda una familia y la población disminuye”.

Según datos del censo de 2007 a 2011, más de 23 por ciento de renteros en Logan Square pagaban 50 por ciento o más de su ingreso en vivienda. Además, se espera las rentas sigan subiendo al acercarse el fin de la Vía Bloomingdale de $95 millones.

Hertz dijo que la disminución en población significa que hay un tercio menos de gente viviendo en Logan Square que apoya a comercios del barrio y paga impuestos por cosas como escuelas y parques. La densidad vertical de las torres trataría de revertir esa tendencia debida a altas rentas. Tocante a rentas que suben, Moreno dice que las torres deberían cumplir con el requisito del distrito de 10 por ciento de vivienda asequible para desarrollos mayores.

Rob Buono, Presidente de Socios Henry Street, dijo que las torres tendrían de 25 a 26 unidades de renta asequibles en ambas torres con precio de $680 a $830 al mes. Él no obtiene subsidio alguno para las unidades asequibles y dijo que serían financiadas privadamente.

“No pedimos apoyo del Ayuntamiento más que cambio de zonificación”, dijo Buono. Al preguntarle un vecino por qué no podía hacer asequible todo el desarrollo, Buono dijo no era financieramente posible ya que porcada unidad asequible él tiene una pérdida de $100,000.

“No hay prestamista sobre la faz de la Tierra que me prestase dinero para erigir el proyecto”, dijo él.

Él agregó que para costear vivienda asequible en su proyecto, él aumentaría el costo de sus unidades regulares entre $70 y $95 por mes. En total, Buono espera gastar unos $70 millones erigiendo las torres si obtiene el OK de oficiales municipales.

“Técnica y legalmente, el concejal puede hacer cambio de zonas por sí mismo”, dijo Moreno. “Mi política es tener un proceso comunitario por cualquier cambio de zona – pequeño, mediano o grande”.

Los urbanizadores aún deben ir ante el Departamento de Planeación Municipal para aprobación. Si lo logran, Moreno entonces deberá pedir un cambio de zona que eventualmente irá al Concilio Municipal. A la hora de edición, detalles tocantes a una segunda junta comunitaria para el desarrollo estaban aún por anunciarse.

“Uno no puede evitar que llegue el mercado”, dijo Jacob Peters, un arquitecto que vive en el barrio.

Facebook Comments

This post is also available in: Inglés