La policía sigue luchando contra demanda por espionaje con teléfono celular

This undated handout photo provided by the U.S. Patent and Trademark Office shows the StingRay II, manufactured by Harris Corporation, of Melbourne, Fla., a cellular site simulator used for surveillance purposes. Federal law enforcement officials will be routinely required to get a search warrant before using secretive and intrusive cellphone-tracking technology under a new Justice Department policy announced Sept. 3, 2015. The seven-page policy, the first of its kind, is designed to create a uniform legal standard for federal law enforcement agencies using equipment known as cell-site simulators. (AP Photo/U.S. Patent and Trademark Office)
This undated handout photo provided by the U.S. Patent and Trademark Office shows the StingRay II, manufactured by Harris Corporation, of Melbourne, Fla., a cellular site simulator used for surveillance purposes. Federal law enforcement officials will be routinely required to get a search warrant before using secretive and intrusive cellphone-tracking technology under a new Justice Department policy announced Sept. 3, 2015. The seven-page policy, the first of its kind, is designed to create a uniform legal standard for federal law enforcement agencies using equipment known as cell-site simulators. (AP Photo/U.S. Patent and Trademark Office)

[dropcap]L[/dropcap]a Sección Transporte del Depto. de Policía de Chicago, CPD (siglas en inglés) tuvo un evento especial de seguridad la mañana del lunes. Llevada a cabo en la estación de policía del Distrito Central 10, 1718 S. Calle State, a las 11 am, la policía compartió consejos para ayudar a la gente a evitar carteristas y otros artistas del fraude durante la atareada temporada de compra festiva.

“La gente es vulnerable en especial durante las festividades cuando gentíos llenan tiendas, banquetas y subterráneos”, decía un comunicado de la policía promoviendo el evento. “A compradores ocupados y viajeros navegando en gentíos les preocupan múltiples obligaciones. Un ladrón o artista del fraude pueden mezclarse en el gentío y hacer blanco de alguien despreocupado”.

Pero a la misma vez que la policía mostraba a la gente cómo evitar ser blanco, un juzgado en la Plaza Daley oía a abogados discutir si el CPD debía revelar información de aparatos “StingRay” que usa para espiar teléfonos celulares de gente sin que lo sepa.

Creado por la Corp. Harris, un ‘StingRay’ es un aparato de intercepción radial usado para interceptar un teléfono celular en vez de una torre legítima de teléfono celular. Un computador enlazado a un ‘StingRay’ permite al usuario del aparato acceso a datos del teléfono celular intervenido. Esta información incluye llamadas y mensajes, datos de geo ubicación e información del micro teléfono.

En septiembre pasado, Freddy Martínez, residente de Chicago, empleado en la industria de equipos cibernéticos, inició una demanda contra el Ayuntamiento luego que se le negara su petición clarificación de cómo y cuándo el CPD usa aparatos ‘StingRay’ violando el Acta de Libertad de Información, FOIA (siglas en inglés).

“Previamente, el CPD reusó reconocer que compró ese equipo”, dijo Martínez. “Esta tecnología fue diseñada primordialmente por el Ejército de EEUU para rastrear a terroristas y ahora la usan en nuestros patios sin revisión significativa ni análisis constitucional”.

La demanda de Martínez alega que el CPD ha fallado en obtener una orden judicial basado en causa probable y tiene poca revisión de cómo oficiales usan tales aparatos en su jurisdicción.

“Tocante al video del baleado a Laquan McDonald por la policía, el CPD trata de esconder información de asunto tan importante que da base a un debate público”, dijo Matthew Topic, abogado de Loevy & Loevy representando a Martínez en la demanda. Topic ha ido hombro con hombro con el Ayuntamiento en responsabilidad de la policía en el pasado; a principio de mes ganó una demanda FOIA exigiendo la emisión del video baleando a McDonald al público. Como resultado de eso, el oficial de policía de Chicago Jasson Van Dyke de 37, fue acusado el martes de asesinato en primer grado por supuestamente balear a McDonald “sin justificación legal y con intento de matar o causar gran daño corporal”, según la queja criminal de una página en su contra.

“A muchos les preocupa, dado el largo historial de vigilancia ilegal del CPD a grupos políticos, usando el equipo para crear bases de datos de información de activistas políticos”, dice Topic.

Ese largo historial incluye la infame Escuadra Roja del CPD. Creada como resultado del bombardeo al Haymarket el 4 de mayo de 1886, el Depto. de Policía encargó a esos oficiales espiar e infiltrar grupos políticos por cualquier medio necesario. Detallado en el decreto federal que la cerró, las tácticas de la Escuadra Roja incluían vigilancia ilegal, infiltración e intimidación a cualquiera considerado una amenaza al Ayuntamiento.

Para 1960, el CPD colectó información de unos 177,000 de Chicago, 141,000 de fuera de la ciudad y 14,000 organizaciones, incluidos miembros de la Unión pro Libertades Civiles Norteamericanas, la Asociación Nacional pro Avance de Gente de Color, el Gremio Nacional de Abogados, Operación PUSH y otros grupos legales protegidos por la Primera Enmienda, según récords de corte.

A la fecha, el CPD sólo declaró que pagó a la Corp. Harris más de $340,000 entre 2005 y 2010 por aparatos ‘StingRay’ y otros relativos, tanto como actualización de equipo y adiestramiento. Sin embargo, se ha negado a emitir detalles de cómo se usó la tecnología, diciendo que órdenes de corte para el uso de sistemas por la policía para investigación están selladas.

Similar al Ayuntamiento, la Corp. Harris ha peleado agresivamente peticiones FOIA y reclama que sus aparatos sólo se usarían en “casos de emergencia”. Pero en octubre 2014, una carta enviada a la Comisión Federal de Comunicaciones, FCC (siglas en inglés), la ejecutiva de Corp. Harris Tania Hanna pidió a la agencia retener documentos relativos a ‘StingRay’ y equipo de vigilancia para emisión pública ya que los récords contenían “secretos del negocio” e información de “técnicas de aplicación de la ley”, según la carta.

Pero el año pasado la ACLU reportó que “récords emitidos por el Depto. de Policía de Tallahasee, Fla., explican que casi 200 casos desde 2007 donde el Depto. usó un ‘StingRay’ sólo 29 por ciento involucró emergencias; la mayoría involucró investigaciones criminales donde hubo mucho tiempo para buscar algún tipo de autorización de un juez”.

A la luz de ataques recientes en París, EXTRA contactó a Asuntos Noticiosos del CPD para aclaración de en qué tipo de emergencias se usarían aparatos ‘StingRay’. A la hora de edición el CPD no había contestado a nuestra petición de comentario.

Se espera que la Jueza Kathleen Kennedy del Condado de Cook falle sobre la demanda el 11 de enero del próximo año.

Facebook Comments

This post is also available in: Inglés

Recent Posts