Familia recuerda a desamparado asesinado de Logan Square

ErnestoGarcia-feature
Martha Soto Gonzalez, Jaime “Jimmy” Gonzalez y sus dos hijos.

[dropcap]U[/dropcap]na familia está de duelo mientras la policía investiga el brutal asesinato de un hombre de Logan Square de 59 años. Ernesto García batalló el alcoholismo y vivió a veces en la calle por eso. Él trataba de reivindicarse, pero el 30 de agosto como a las 10:50 pm, la policía halló a García golpeado de muerte en el bloque 1900 norte de Ridgeway.

Jaime “Jimmy” González dijo a EXTRA que la hermana y única pariente de García en Chicago no quiso tener nada que ver. Su alcoholismo causó problemas en la casa que él compartía con un amigo.

García trataba de seguir adelante, un día a la vez, desde que llegó a Chicago de Guatemala hace 10 años. García, como González, sabía de chapa y pintura y a veces trabajó con él y otros en talleres de hojalateria y pintura en Logan Square. Recientemente, él estaba perdiendo su lucha contra el alcoholismo y había estado durmiendo en la cochera de González. El alcoholismo, combinado con su edad, evitó que García llegara muy lejos, dijo él.

“El costo de la renta ha subido en Logan Square”, dijo Delia Ramírez, coordinadora de la Iglesia Metodista Unida de Humboldt Park, donde a veces comía García. “¿Cómo podía él sobrevivir en el barrio que conocía?”.

ErnestoGarcia_Web
Vigilia en Logan Square en memoria de Ernesto Garcia.

Ella estuvo el jueves pasado en Logan Square en una vigilia donde Bruce Ray, pastor de la Iglesia de Av. Kimball, circuló una petición pidiendo al Concejal Scott Waguespack rehabilitar el Hotel Milshire como vivienda asequible de calidad en el barrio.
Mientras trabajaban en autos, Jimmy González dijo que García le contaba de su vida. Hablaba de ser soldado en su patria y de haber ganado medallas por atletismo siendo joven. A veces García era capaz de mantenerse lo suficiente sobrio, dormir en casa y tener un empleo firme. Parecía también disfrutar hablar con la hija de 10 años de González, Natasha, y oír música mientras trabajaba.

Con el tiempo, García se convirtió en parte de la familia González. No había espacio suficiente en su apartamento rentado para él, pero lo invitaban a entrar, bañarse y comer. A menudo, García comía en privado en la cochera o el porche. La familia González quería compartir lo poco extra que tenía con García.

Jimmy González batalló con el alcohol por años y entendía la lucha de García.

“Me dijeron que tenía solo algunos meses de vida”, dijo González. “Tuve varios arrestos por DUI y casi perdí a mi familia”.

Martha Soto González agradece a su esposo estar sobrio por más de un año y da crédito a Dios por ayudarlo. González dijo que buscó abatir el alcoholismo de García, convenciéndolo de beber cerveza sin alcohol y estaba determinado a no dejar la esperanza de su recuperación. Y la familia estaba emocionada por que llegara el Día del Trabajo ya que invitaron a García a ir al picnic de la iglesia y asar carne por su 60º cumpleaños, dijo él.

La noche antes de la fiesta, González dijo haber visto a García sentado bebiendo cerveza con otro hombre en el callejón afuera de la cochera antes de retirarse. González dijo que entró a su casa a calentar comida para su amigo cuando el otro hombre tocó histéricamente a la puerta diciendo que alguien había lastimado a García.

Cuando Jimmy González salió al callejón, García yacía en el piso sangrando de la cabeza. Mientras lo abrazaba preguntando que le sucedió, García exhaló su último aliento en una fuente de sangre. La ambulancia llegó poco después y lo llevó al Hospital Sinaí, donde fue pronunciado muerto.

Testigos dijeron a la policía que dos tipos llegaron en un vehículo, asaltaron a García y pronto huyeron. Aunque la policía no tiene a nadie bajo custodia a la hora de edición, han indicado que es una investigación continua por asesinato.

El asesinato dejó la sangre de García en un bloque y el césped cerca de la cochera, que llevó días, mucha agua y cloro para lavarse. Pero García dejó una impresión muy profunda en la familia González. Natasha González, quien le hizo una tarjeta de cumpleaños, lloró como si hubiese perdido a un abuelo al oír de su muerte. Jimmy González aún procesa todo, en luto.

El reportero Alex V. Hernández contribuyó a esta historia.

Facebook Comments

This post is also available in: Inglés