El cervecero Walter Ornelas crea cerveza con sabor latino

BrewMaster-Walter-Ornelas_web
El cervecero Walter Ornelas de Guadalajara, Mexico Y su esposa Adrianna. Foto cortesia de por Banging Gravel.

[dropcap]C[/dropcap]ambiar de bebedor de cerveza a cervecero fue un movimiento fácil para Walter Ornelas. El nativo de Guadalajara, México, se mudó a Pilsen siendo joven y obtuvo un bachillerato en Artes de la UIC. Sin embargo, como muchos de nosotros, él ha estado rodeado por cerveza desde que él recuerda.

“Creciendo, recuerdo ir a fiestas familiares y beber un sorbo de la cerveza de mi padre”, señaló Ornelas, jefe cervecero de Destilería Banging Gavel. “Al tener edad suficiente para ir a bares y empezar a beber, la cerveza no parecía cerveza. Uno quiere algo con más sabor”.

Así que Ornelas empezó a alejarse de Heinekens y Coronas e inició la búsqueda de una buena cerveza.

“El paladar cambia al envejecer”, señala él de su desviación de cervezas producidas en masa.

Él desarrolló pasión por cerveza de barril, pero con cuidado atrapó el gusanito de crearla cuando un amigo lo llevó a una destilería hace unos cuatro años. Lo que inició como pasatiempo, se volvió obsesión. Su amigo le presentó a un abogado que quería iniciar su propia destilería y nació Banging Gavel.

Ornelas combina su pasión por el arte con su origen latino tratándose de crear su cerveza.

“Crecido en Chicago, trato de infundir mis experiencias personales. Siendo latino, me gusta mucho basarme en [ingredientes] latinos”, señaló él sus inspiraciones en sabor.

Una de las cervezas que él creó, con infusión de mango y chile serrano, se llama La Ley. Lo primero que uno puede notar es el ligero aroma de Cholula al acercarla a la nariz. Al beber el primer sorbo, uno notará algo de especias al llegar al paladar. La cerveza contiene también miel, lo que le da un ligero sabor agudo junto con las especias. La cerveza hizo mucho ruido en el Festival de Destilerías del Oeste Medio en Plainfield el año pasado. Los perfiles de sabor están frente a uno y es muy singular.

“No es una cerveza muy segura y quizá no deba beberse más de un vaso, pero uno le dirá a la gente”, señaló Ornelas. “Quiero crear una cerveza que deje experiencias memorables”.

Beer-Chicanery_webOtra creación que refleja inspiración latina es Chicanery, robusta imperial hecha con Chocolate Abuelita. La cerveza se siente cremosa al paladar y el chocolate inicialmente toca las papilas. Acaba con un sabor a malta ligeramente tostada y podría considerarse una Guiness latina.

Él crea también en base a la heredad latina de su esposa. Adrianna nació en Colombia y el vino de cebada de Banging Gavel, Niner, contiene panela, azúcar de caña de Colombia. Sabe a cerveza de invierno. Otra cerveza que lleva panela es la belga obscura, Acquittal. Para cerveza obscura con cuerpo espeso, es sorprendentemente dulce. Uno podría considerarla cerveza postre, si acaso existiera.

No sólo los sabores reflejan la herencia latina de Walter y Adrianna; el empacado se basa en la vida inmigrante.

El cartón de La Ley tiene una barda con las manos de un hombre con eslabones, que refleja la plegaria de inmigrantes al cruzar la frontera y su lucha por llegar a EEUU.

Lo que distingue a Banging Gavel de otras cervezas es su contenido de alcohol más alto. Todas las cervezas tienen más de siete por ciento de contenido alcohólico. También, Walter quiere crear cervezas diferentes a las disponibles en el mercado.

Banging Gavel es fiel a sus raíces locales y usa ingredientes de granjeros locales.

“Hay una tonelada de IPAs, una tonelada de robustas y rojas. Queremos ser diferentes de lo que ya hay”, señaló Walter de su elección.

Banging Gavel se halla en Plainfield y puede hallarse en Sovereign and Tap House. En la ciudad, Chicanery y la Irish Red, llamada acertadamente Red-Handed, pueden hallarse en el Bar Geek, 1941 oeste de Av. North. Hay planes de distribuir la cerveza en varios sitios del mercado estándar por la ciudad ya Walter le gustaría ver su cerveza en bares de Pilsen como Dusek’s y Skylar. Él planea lanzar La Ley comercialmente a fines de abril o principios de mayo.

¿Qué espera Walter lograr en cinco años?
“Ya no quiero un empleo diurno. Quiero hacer esto todo el día”.

Facebook Comments

This post is also available in: Inglés