Con hambre por la necesidad de trasplantes

Luego de negociaciones exitosas con el Centro Médico Universidad de Illinois en Chicago (UIC, por sus siglas en inglés) y el Hospital Memorial Northwestern, un grupo de 14 inmigrantes, junto con cientos de simpatizantes, siguieron su huelga de hambre en el Centro Médico Cristo en Chicago el 7 de agosto. Es ya su segunda semana en huelga en contra de prácticas discriminatorias en cuidado a la salud que niegan a indocumentados y pacientes sin seguro un lugar en la lista de espera de trasplantes.

“No permitiremos al Centro Médico Cristo seguir su poco ética e inmoral operación de rechazar gente sin documentos y al pobre”, dijo el Padre Landaverde, organizador de la huelga de hambre. Él añadió que moverán su campamento y ocuparán el espacio público frente al Centro Médico Cristo Abogado hasta que el hospital acuerde una junta e inicie el proceso de negociación.

El grupo se reunió con la administración del hospital para entregar su mensaje. Según Óscar Balbuena, uno de los organizadores de la huelga, la administración señaló que tratarán de trabajar junto con otros hospitales, como el Centro Médico UIC y los Hospitales Loyola, Northwestern y Rush, para sentarse en una mesa redonda a discutir el asunto.

“Organizamos la huelga ya que los hospitales dejaron el compromiso que aceptaron el año pasado”, acotó Landaverde. “El año pasado, tuvimos un nuevo acuerdo de venir a Northwestern, nos rechazaron y a nadie aceptaron que fuese indocumentado para trasplante de hígado o riñón. Debemos cambiar todo el sistema en el Estado de Illinois. Es una responsabilidad moral de todos los hospitales. La gente está muriendo”.

Tanya Reyna, una de las que protestaron, ha estado en huelga de hambre ya por siete días. Ella llegó a luchar por su abuela que necesita trasplante de riñón. Ella explicó que cuando su abuela fue admitida en el Hospital del Condado de Cook se le dijo que requería el trasplante y luego que la familia seguía tratando de saber la verdad, se les hizo saber que no podía estar en la lista de espera ya que no tiene seguro y no es ciudadana. “Northwestern es uno de los únicos hospitales en Chicago que pueden ayudarnos”, destacó Reyna.

“¿Cuán do se supone que un Hospital Cristiano es responsable de deportar al indocumentado y dejar morir al pobre?; todas nuestras comunidades debían unirse y hacerlos responsables”, explicó Landaverde.

Blanca Gómez de Portgage Park tomó parte en la protesta ya que requiere trasplante de riñón. Ella lo ha necesitado por tres años luego que le diagnosticaran falla renal durante su embarazo en el Centro Médico UIC. La rechazaron en la lista de espera ya que no tiene seguro. “Esperamos que nos oigan y nos agreguen a la lista de espera”, dijo Gómez.

La huelga de hambre inició en la Iglesia Nuestra Señora de Guadalupe en La Villita el 29 de julio. Según Amalia Rodríguez, se supone que originalmente 20 personas tomarían parte en la huelga, pero debido a razones de salud, sólo 14 pusieron seguir y mudarse al Northwestern y luego al Centro Médico Cristo. El grupo discute actualmente si sigue o no las huelgas de hambre.
Según un investigador del Centro Médico Universidad Rush, David Ansell, 20 por ciento de los órganos donados en este país vienen de gente sin seguro y sólo uno por ciento de gente que logra trasplante de órganos no tiene seguro, reportó el Sun-Times.
En una declaración emitida el lunes, oficiales de Northwestern dijeron que todo candidato prospecto para trasplante de órgano es evaluado “contra un riguroso grupo de estándares” y que “ciudadanía de EE.UU. no está entre ellos”, reportó NBC 5.

Facebook Comments

This post is also available in: Inglés