Brindando calor a indigentes en Navidad

CasaNorte_Ruben-Bishop_web
Ruben Bishop

Para la mayoría de residentes la época festiva es de hecho “el tiempo más maravilloso del año”, pero para muchos desamparados de Chicago las festividades a menudo marcan un período de aislamiento y desesperación.

Reuben Bishop de 23 años, sin hogar, lo llama triste y depresivo. Él no ha tenido sin hogar los dos últimos años y sabe lo que es pasar una festividad lejos de la familia, vagando por las calles o viajando en los trenes.

“Me gustaría estar en un bello hogar tibio abriendo regalos y bebiendo con mi familia”, dice él. “Pero sabes, tomo sólo lo que puedo”.
Bishop espera pasar esta época festiva en “las camas”, parte de un albergue y red de apoyo operados por La Casa Norte, organización no lucrativa con base en Humboldt Park que atiende a jóvenes y familias sin hogar en todo Chicago.

“Si puedo ingresar a las camas quizá tenga un ambiente amigable donde pueda compartir el espíritu festivo”, dice él.

Según Sol Flores, directora ejecutiva de La Casa Norte, “Las festividades para muchos de nuestros jóvenes y familias están llenas de trauma.  Tenemos cuentas en aumento de eventos de depresión y violencia; a veces intentos de suicidio”.

Flores dice que se dan tiempo en las festividades para ayudar a clientes a crear nuevas tradiciones, pero esos esfuerzos complementan planes de servicio de apoyo general.

“Queremos ser buenos socios para ellos, para que se cumplan sus esperanzas y sueños”, dice ella, pero “La gente debe actuar, a ellos les toca el trabajo duro”.

Eva Green, Auxiliar de Mercadeo y Comunicaciones de La Casa Norte, dice que la organización anticipa servir a más de 400 jóvenes como Bishop durante la época festiva.

La Casa Norte tiene también más de 90 familias en su reducido sistema en el sitio, incluidos más de 240 niños. Cada año, a estos chicos y otros jóvenes en los programas de la organización se les proveen juguetes y regalos ya sea en fiestas específicas o en la mañana de Navidad.

La organización está buscando siempre voluntarios para ayudar en los esfuerzos de apoyo, pero Flores dice que incluso gestos pequeños de vecinos significan mucho para la comunidad de desamparados.

“Muy a menudo jóvenes, familias y gente en la calle parece ser invisible”, dijo Flores, ya que “La gente no los reconoce ni los ve a los ojos”.
Todos, asegura ella, pueden reconocer a indigentes.

“Cuando uno ve a alguien que uno piensa tiene problemas, ¿qué le cuesta decir, ‘Feliz Navidad’?”, pregunta ella. “¿Qué le cuesta decir, ‘espero que tengas un buen día’?”.

El cómico Vince Acevedo de 28, se ha tomado esas ideas al corazón. Cada año, él organiza “Jugando por una Causa”, juego de baloncesto entre celebridades y colecta de juguetes.

Vince Acevedo
Vince Acevedo

Según Acevedo, este año la colecta reunió 20 bolsas de juguetes que fueron entregados a hospitales y organizaciones no lucrativas del área, incluida La Casa Norte.

“Nos reunimos y decidimos hacerlo”, dice Acevedo.

“Si uno ha tenido muchas buenas experiencias con mucha gente buena, uno tiende a ayudar mucho más”.

La mayor recompensa, afirma él, es recibir llamadas telefónicas de organizaciones que describen reacciones de padres y chicos al recibir los regalos.

Bishop dice que los esfuerzos e inversión del voluntariado en los deamparados lo hacen feliz.

“Me hace sentir animado”, dice él. “Me hace sentir más como ser humano”.

Para Bishop La Casa Norte es una organización especial, una que lo ha tenido enfocado en su futuro y le removió las tentaciones de la calle.
“Tengo una familia fuera de mi familia”, dice él.

Se anima a miembros de la comunidad interesados en ser voluntarios en La Casa Norte.

Facebook Comments

This post is also available in: Inglés

Recent Posts