Bailarines latinos del Ballet Joffrey hablan de “El Cascanueces”

Nutcracker_web“El Cascanueces” del Ballet Joffrey transforma el Auditorio Roosevelt en una maravilla invernal llena de magia. Este año, las funciones tendrán lugar del 26 al 28 de diciembre. EXTRA habló con dos miembros latinos del Ballet Joffrey que han sido parte de la producción por años Raúl Casasola de España y Yumelia García de Venezuela.

EXTRA: ¿A qué edad empezaron a bailar profesionalmente?

Raúl Casasola: Empecé a bailar profesionalmente a los 19 con el Ballet de Víctor Ullate.

Yumelia García: Yo tenía 9 cuando empecé a bailar profesionalmente en Caracas, Venezuela en la única y más grande escuela de ballet profesional.

¿Cómo acabaron en el Ballet Joffrey? ¿Cuál ha sido su experiencia con la compañía?

Raúl: Yo llegué al Ballet Joffrey en 2009 del Ballet de Boston. Fui a una audición abierta para el Joffrey en Chicago y unas semanas después me ofrecieron un contrato. Mi experiencia con el Joffrey ha sido enriquecedora a causa del variado repertorio de la compañía. Éste es mi sexto año.

Yumelia: Yo bailaba para el Ballet de Milwaukee en Milwaukee. Sucede que conocí a alguien del Ballet Joffrey que me vio ensayar. Ella fue quien dijo debías ir al Joffrey. Les envié un video y para mi sorpresa les impresionó de verdad y me llamaron de inmediato. Fue la primera vez en mi vida que me pagaron por mi ardua labor. Éste es mi quinto año.

Describan su jornada en EE.UU. ¿Cómo ha sido para ustedes?

Raúl: Yo crecí y entrené en Colmenar Viejo, España. Cuando tenía 14 recibí una beca para entrenar con Víctor Ullate en Madrid. Listo para un gran cambio decidí buscar compañías en EE.UU. por suerte el Ballet de Boston tuvo una audición abierta en París. Fui y me ofrecieron un contrato. Mudarme a EE.UU. fue definitivamente una transición, pero estoy agradecido por todas las oportunidades tenidas aquí, en especial en el Ballet Joffrey.

Yumelia: Yo tenía 17. Cuando era niña, me influenciaron artistas estadounidenses. Hicimos [mi compañía de baile en Venezuela] una gira por EE.UU. El director del Ballet de Cleveland ofreció entrenarme. Le dije a mi mamá, pero ella no entendió mi ambición. Ahora lo hace. Los primeros años fueron duros, pero supe que iba lograrlo. Eventualmente obtuve la mica y luego me hice ciudadana.

¿Qué conlleva ser un buen bailarín de ballet?

Raúl: Creo que la cualidad más importante de un bailarín es la disciplina.

Yumelia: Mucho trabajo. Uno debe tener algo diferente para ofrecer ya que la competencia es enorme. Mucha determinación, ya que la presión es grande.

¿Por qué El Cascanueces es una obra de ballet tan tradicional? ¿Cuál es su parte en la misma?

Raúl: El Cascanueces es escencial para la época festiva de un bailarín a causa de su longevidad. En la producción del Joffrey, el elenco cambia en cada función. Yo seré el Soldadito, un Turrón Ruso o un Caballero Flor. Habiendo bailado varias versiones de El Cascanueces, puedo decir en definitiva que esta versión es una favorita de la audiencia, una tradición para la época festiva.

Yumelia: Yo soy el hada de azúcar ciruela, que es el papel que todas quieren, también la muñeca Columbine y un Mirliton. Siempre trato la función como si fuese mi primera vez. Es un creador de dinero en EE.UU. También, se ha vuelto tradición hacerlo en la época festiva.

¿Qué mensaje les gustaría enviar a latinos que desean involucrarse en el ballet?

Yumelia: Nunca subestimen la ardua labor. Debemos trabajar más fuerte como latinos ya que no somos la primera opción. Tendemos a ser estandarizados y obtener papeles basados en eso. Trabajen siempre más duro que todos y pruébenles que se equivocan.

Facebook Comments

This post is also available in: Inglés

Recent Posts